LOS ERRORES MÁS FRECUENTES AL COCINAR LA CARNE

Su cesta de la compra esta vacía
12/07/2021
Sabias qué...
Conserva el sabor de tus platos.
 
Diariamente, cometemos muchos errores a la hora de cocinar. Los cinco principales errores que suelen cometerse, y que afectan directamente al resultado final son:
 
1. Cocinar la carne nada más sacarla de la nevera Poner la carne directamente de la nevera al horno o al fuego puede llevar a una cocción irregular, es decir, que se hagan unas partes y otras no. Al estar fría, puede ser que la carne se cocine por fuera pero por dentro continúe cruda. Si cocinamos un filete tal y como sale de la nevera es muy difícil que quede jugoso porque no se cocinará de manera uniforme. Es recomendable sacar la carne de la nevera y dejarla alrededor de 15 minutos fuera antes de cocinarla de manera que adquiera una temperatura uniforme en toda la pieza.
 
2. No secar la superficie de la pieza Antes de cocinar es aconsejable secar el filete con papel de cocina si lo que queremos es conseguir una fina costra dorada en la superficie. De esta manera, se consigue conservar el sabor en su interior. Si hay humedad en la superficie de la carne, el agua puede hervir y se convierte en vapor, evitando que la carne quede dorada y se selle bien.
 
3. Ponerla en una sartén todavía fría Añadir la carne en una sartén poco caliente es un error muy común y uno de los motivos por los cuales la carne se pega a la superficie. Una superficie caliente nos ayudará a obtener una carne más sabrosa y agradable al paladar. Por tanto, la sartén o la plancha tienen que estar muy caliente. Por tanto, antes de poner la carne en la sartén, debe añadirse un poquito de aceite y calentarlo bien, pero sin que llegue a humear.
 
4. Darle más de una vuelta No sólo es un error darle más de una vuelta sino hacerlo demasiado pronto. Lo que se consigue haciendo esto es facilitar que la carne se pegue en la sartén Si queremos la carne poco hecha, la cocinaremos a fuego fuerte cada lado de la pieza, retirándola del fuego antes de que se haga en el interior. Si la queremos al punto o muy hecha, tras dorar por cada lado, bajaremos el fuego y la dejaremos un rato más. Tampoco es recomendable pinchar la carne porque se detiene el proceso de recirculación del jugo de la carne que se produce con la cocción.
 
5. Poner la sal antes de cocinar Es recomendable no hacerlo antes de preparar la carne sino al final. Hacerlo al principio hace que se pierdan los jugos esenciales de la carne y que esta quede más seca e, incluso, dura. Otro aspecto que nos ayudará a saborear una buena carne es dejarla reposar unos minutos tras la cocción, ya que los jugos suelen concentrarse en el centro de la pieza y, si se corta en ese momento, estos se vierten en el plato y se pierde parte del sabor.